me han llamado del servicio de empleo de la Universidad de Oviedo para preguntarme si estaría interesado en una entrevista de trabajo para llevar la web de una empresa -nada complicado, sólo mantenimiento y hacer un poco de copyblogger poniendo “en bonito” la información que ellas me dieran-.

el trabajo requería 8 horas de trabajo diario pero el sueldo era bueno, así que todo dentro de la lógica del mercado. más o menos. ¿qué creéis que pasa cuando les pregunto si esa labor la podría hacer desde otra localización que no fuera la oficina de Asturias sino, pongamos, la nueva oficina en Heidelberg?.

obviamente me dicen que nanai, que ni de coña. que lo que ellos hacen es demasiado importante y que la información no debe dejar la oficina antes de ser publicada.

yo, que les comprendo, les digo que no tengo problemas en trabajar bajo acuerdos de confidencialidad, pero nada. y ese es el fin de nuestra comunicación.

ellas se quedan sin mis pocas o muchas habilidades, y yo me quedo fuera del trabajo. así va el tema.

¿cuándo empezarán a entender ciertos empresarios que la información no necesita estar atada a un determinado lugar?, ¿o que, con las debidas precauciones básicas, como son las claves PGP, un email es bastante más seguro que una llamada al móvil?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *