claro que sí. nos encanta, nos pone las pilas. un poco de transgresión es lo mejor para sentirnos vivos. sabemos que eso no se hace/dice/toca… pero infringiendo esa pequeña norma nos llevamos gratis un chute de endorfinas.

¿lo hacemos?, nos preguntábamos hoy I y yo. desde luego no seríamos a ser lo primeros, ni tenemos porqué contarlo si no queremos. en esas estamos. tratando de decidir qué hacer.

pensándolo como habitantes del siglo xxi en disposición de hacerlo, sería interesante, una manera de vislumbrar más piezas de ese puzzle que es la humanidad, y también un importante aporte de datos sensoriales.

pero ¿quién sabe si tiene algún sentido?

está ‘bien’ ir a Auschwitz. ¿seríamos turistas en busca de morbo?

2 thoughts on “morbo

  1. Vete!!!

    A quién demonios le importa la razón?? Lo siniestro, la sucio, lo turbio, se han convertido en categorías estéticas de pleno derecho, y el morbo es el ambiguo resultado de mezclarlas (por nuestra formación cristiana) con la culpabilidad.

    Si es morbo, qué?? Peores mezquindades conozco. Yo visitaría Auschwitz por ésa e incluso por peores razones.

    Creo que en el fondo esa morbosidad, tan humana, supone que no estamos completamente vacunados contra el horror… o contra sus huellas.

    Si te sirve de algo, yo iría, eso es lo que quería decir.

    Buen viaje!!!

Responder a Receptor Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *