no tiene nada de malo, es una forma de ir aprendiendo.

supongo que el reverso tenebroso llega cuando no reconoces que lo estás haciendo. eso si es feo. y eso es lo que se está pretendiendo con el tema de la niña de Rajoy -o su guionista- y la niña de Obama -o su guionista-. personalmte no creo que se trate de un plagio: el americano empezó a hablar de la niña el 8 de enero y el martes hizo su gran discurso patriótico:
«Y si esa niña tiene la oportunidad de viajar por el mundo y alguien le preguntara de dónde es, creemos que siempre debería ser capaz de mantener su cabeza alta con orgullo en su voz cuando responda: ‘Soy americana'».

política aparte quiero reivindicar el derecho a copiar, a imitar y a inspirarse en obras ajenas. tres cosas muy diferentes, sí, pero que van por el mismo camino; cuestión de grados. claro que dependiendo del grado vas a poder hacer, o no, cosas diferentes con tu creación. por eso el segundo tipo que pintó girasoles como Van Gogh, ya no tuvo tanta gracia.

creo que esa es la única manera de llegar a ser bueno en algo, seguir los pasos de quienes llegaron antes que nosotros. luego, cuando ya controlas el tema, si eres capaz de ir campo a través y recortar terreno a tu manera, genial, entonces serás una de las mentes del pasado post -en esta fase ya sobresaldrás, te harás notar porque haces algo diferente que empieza a funcionar [insertar entretenida polémica con amigo filosofeador] y eso te hace sacar la cabeza por encima de la media. y entonces nadie te va a echar en cara que al principio copiaste, imitaste o te inspiraste en otros creadores.

hay mucho nuevo bajo el sol. pero no está al alcance de cualquiera. ni sale en google maps.

me ha gustado lo que he visto.

suponía que sería una serie de invectivas, pero no, nada de insultos. sólo que casi no fue un debate real sino una serie de «titulares» hilando el final de cada intervención con el principio de la siguiente. creo que ambos estuvieron bastante correctos, centrados en sus respectivos temas y hubo incluso momentos divertidos, de chulería muy castiza -aquello de «que no se le olvide»… o algo así- que le aportan un poco ese toque por-qué-no-te-calles que tanto gusta en nuestra piel de toro.

si tuviera que decir algo sobre la forma del debate, reducido a la oratoria de los candidatos, diría que Zapatero tiene la ventaja de una dicción y una construcción de oraciones más clara que la de Rajoy. me gustó la manera de atacar de Rajoy, la energía con que saltó al ruedo.

claro que no me convenció porque su energía es la misma que el PP ha mostrado en los últimos 4 años para des-hacer política.

de paso debo decir que no puedo entender la alegría de quienes presentaron el debate… ¿tanto se alegran de hospedar el evento?. mucho jugo para tan poca carne.

… y ya veo como se dicen las estupideces que se están diciendo en 59 minutos -me refiero a MAR- y como los dos bloques se están empezando a dicotomizar al estilo norteamericano: show de postproducción.

pd. ¿de verdad me ha gustado lo que he visto?

me voy a hacer un te. y punto.