ayer por la noche, en Televisión española, o en cualquier momento en la web de rtve, se pudo ver en el programa informe semanal un documental de casi 13 minutos sobre la «revolución silenciosa» de internet. trataron las cosas esperables: algo sobre redes sociales tipo tuenti o facebook, un poco sobre blogs -con la presencia de Alvi, de microsiervos– y bastante sobre el fenómeno en general, sin meterse en demasiados líos ni profundidades. sacaron algunos ejemplos de empresas de corte más convencionales -como Nokia o BBVA- hablando de su presencia online, y también de emprendedoras como Lourdes Hernández y el viaje desde sus vídeos musicales caseros en MySpace hasta el disco de Russian Red y los conciertos ya las sesiones de fotos y el subidón, digo yo, de que las cosas le salgan bien y lo consiga. y además sea buena música, de esa que suena a hace un par de décadas y podemos idealizar sin demasiados problemas.

después de verlo me surgen las dudas de siempre, en mi caso, sobre la adpatación de la mayor parte de los YGen españoles a las nuevas tecnologías. sé que EDans habla mucho sobre ello -de hecho, mientras escribía este post ha publicado en su blog algo que alude al tema- y que el documental apoya esta idea… pero cuando pienso en muchos adolescentes y postadolescentes que conozco, su uso de las tecnologías se limita a ciertas rutinas que se resumen en sms-messenger-youtube. no sé si es cosa mía pero no conozco muchos adolescentes asturianos en tuenti ni en facebook, comparado con otros servicios como el msn, que ya lleva unos años rodando por ahí. así que el tema de los «nativos digitales» de los que tanto se habla me lo tomo con cautela. creo que sería muy interesante hacer una distinción entre el uso de redes sociales en diferentes regiones, ciudades y ambientes.

el documental merece la pena para explicar a quien no conozca mucho el tema 2.0 de una manera clara y visual. si tienes alguien así cerca, quizá te sirva de algo tener el link a mano.

[si dices las palabras «red social» en una conversación, la apreciación general de tu cociente intelectual subirá un 20% de media. o así]

mientras muchas personas aún no sabe qué es una red social -en internet-, otras están ya cansadas de que cada entidad, cada marca comercial, cada área de su vida, haya decidido incrementar su presencia en alguna de estas redes… o incluso haya creado espacios compartidos para sus usuarios. los medios tradicionales han incorporado -incluso en España- este tema como material válido de información; e ejemplo de facebok es el más evidente, casi cada semana se publica algún artículo en la prensa nacional que contiene esa palabra o que trata, directamente, de esa plataforma.

pero la «moda» de las redes sociales nos afecta de manera diferente: para muchas personas se trata de algo tan cotidiano que no supone en absoluto una novedad y esta popularización supone un tardío encuentro con la realidad… cuando ya tienes tu perfil en un par de redes, empieza a resultar tedioso que tu banco te anime a participar en la asombros comunidad de interés que han creado «sólo para ti». que le den al banco. sabes que esa gente quiere tu pasta y nada más… así que ¿para qué perder el tiempo?.

eso de facebook, o estudielenco o tuenti, -todo el mundo buscando invitaciones para ver de primera mano de lo que habla Edans y fascina a su hija-. para otra gente, eso les queda bastante lejos y están empezando a oír hablar del tema… aunque quizá haga cierto tiempo que cuelgan sus fotos en el fotolog o MySpace, o que ponen los vídeos de sus pijadas de sábado -ya sean canciones de borrachera o palizas a mendigos- en youtube. pero no sabían que eso era una red social.

el tema ahora se pone interesante: yahoo y google enuncian algo que ya es evidente: la conversión de sus plataformas en gigantescas herramientas pensadas «out of the box», no para ser una red social sino para ser usadas por estas. ¿qué éxito ha tenido Orkut -r.s. de Google- más allá de convertirse en una anécdota en Brasil por ser una de las plataformas más utilizadas para el intercambio de pornografía infantil?

precisamente el título de un artículo al respecto who needs another social network?, leído hace unos días, me hizo pensar en todo eso de las «early adapters» y las «late adopted». quien encuentra frente a quien es encontrada. también a quién le interesa estar en la Red socialmente… y quien sabe que ni existe ni merece la pena estar en ninguna Red que no sea social.

[gráfico de JoonYoung.Kim]

un grupo de personas trabajando sobre el mismo problema, poniendo en común sus sinergias para crear algo mayor y mejor: eso es una comunidad de ideas.

¿pero qué pasa cuando alguien de esa comunidad lleva la idea más allá que los demás y se hace millonario?. entonces llega el problema de facebok.

resulta llamativo que una de las redes sociales más prestigiosas del planeta arrastre desde su fundación el estigma de ser un plagio… y que hasta ahora no haya pasado nada. en febrero o marzo del 2006 tuve la oportunidad de presenciar un análisis de facebook por parte de varios estudiantes de cierta clase de Pitzer College llamada «Life Online», y recuerdo que me llamó la atención que Zuckerberg no disipase esos rumores -entonces lo eran- en vez de enzarzarse en una pelea de litigios por prácticas deshonestas. el tema venía ya de lejos, y la polémica se había dejado oír también en España.

al final, por lo que leo en El País, la cosa se resolvió a lo Michael Jackson, cubriendo la verdad con una capa de dinero.

pero el verdadero meollo del asunto está en el concepto en sí de plagio: se supone que Zuckerberg trabajó para cierta gente en Harvard que estaba creando una red social para la universidad. de ahí habría sacado la idea y el tipo de interfaz que después se convertiría en facebook. por eso la denuncia de sus ex-jefes/compañeros de proyecto.

me intriga si realmente se trata de plagio o de desarrollo de una idea -una buena idea- frente al uso que sus anteriores «propietarios» -no se poseen las ideas, pero sí las formas en que estas se aplican- le estaban dando, o si, como parece ser, Zuckerberg fue sólo más rápido que sus ex-jefes y que su otro competidor, Aaron J. Greenspan, quien alega haber creado una red social llamada House.SYSTEM con una aplicación llamada The Face Book. detalles completos en en NYT -necesitas registrarte de forma gratuita para ver todo el artículo-.

el mundo está cambiando… de hecho lleva haciéndolo desde que se formó, así que lo nuestro es sólo otra pequeña forma de cambiar, seguiremos así hasta nuestra extinción, no demasiado lejana a este ritmo. en fin, no biggie, como dice mi abuela americana. no es un gran problema.

mientras vamos cambiando. inventamos cosas. creamos nuevas facilidades para hacer de nuestra vida un tiempo mejor -y para joder más a otra gente, claro-. pues el caso es que hoy me presencié un momento chocante cuando escuché a una chica culta y de carrera decir que no leía blogs y que no sabía que era un agregador RSS. la última parte, bueno, puede ser, mucha gente no los usa -aunque otra mucha sí-. ¿cómo puede ser que alguien que está ampliando su formación, que pertenece, de alguna manera, a la élite universitaria no lea ningún blog?. estuve pensando en ello mientras caminaba hasta casa y encontré una respuesta:

i) no necesita los blogs

así de simple. ¿para qué va a leer lo que dice un cualquiera sobre cualquier tema? para eso hay libros y revistas y programas de radio y televisión. y para ella es suficiente.

supongo que es de las que dice que «no le gustan los ordenadores» -frase que, ya sola, me produce escalofríos- y que sus aficiones estarán más centradas en lo analógico… sea lo que sea.

pero no deja de extrañarme. la primera vez que oí hablar de los blogs debió ser en el 2001 o así, y al poco tiempo me encontré con ezs y ahí descubrí mi pasión por ellos. desde entonces esto ha sido una hermosa historia de amor. los leo, los uso, los escribo, los borro… menos ganar dinero con ellos hago todo lo que quiero. forman parte de mi vida, vamos. pero hay muchísima gente por debajo de los 30 que no, ni de coña se van a pasar una hora leyendo posts.

hay otras cosas que son más conocidas. wikipedia, por ejemplo, o youtube. que también se basan en crear conocimiento compartiendo información. pero estos sitios tienen un valor más utilitario: buscas algo en wikipedia, te diviertes en youtube. pero en un blog «aprendes». ese es el punto de este post.

¿cómo puedes no sentir que la alfombra se mueve bajo tus pies?, ¿no se dan cuenta de que, dentro de poco, algo tirará fuerte y la superficie de apoyo habrá cambiado?, ¿qué harán entonces?. lo que tengo claro es que este tipo de plataformas de creación compartida se están haciendo presentes cada vez con más y más fuerza. ya no son sólo ocio, ni geekadas, ni política… ahora son eso y negocios, y prensa y salud… de todo. la Red está volviéndose un terreno mucho más participativo. y esta vez no es sólo para los raritos de los ordenadores. ahora la abuela se puede mosquear porque no le dan el premio al mejor blog. y con razón, porque ella está también ahí.

si pienso en mis rutinas diarias me doy cuenta de que la tecnología orientada a compartir información está presente desde la primera hora de mi mañana hasta la última de mi noche -salvo mi media hora de lectura nocturna en celulosa. llamadme melancólico-. leo mis blogs en bloglines y google reader, según momentos; twitteo cada vez más -ahora lo uso para mandar sms gratis a I-; me comunico con mis amig@s que andan por el mundo gracias al AIM o el MSN y hago de amigo distante con facebook; comparto mis fotos con flickr y mis documentos con google docs; hablo todas las noches con Alemania gracias a Zoiper -o cualquier softphone-… cómo no me voy a extrañar de que alguien no use los blogs si se está perdiendo el pensamiento base de todo lo demás.

estamos cada vez más conectados. la portabilidad ya no es sólo un término aplicado a la informática, también -gracias a esa informática- se aplica ahora a nuestras vidas. salvo por el nivel etílico de algunos viernes y por las 4 o 5 horas que paso con mis amistades durante la semana, estar en USA, España o Alemania no supone mucha diferencia, todo gracias a la capacidad de obrar casi como si estuviera en cualquier parte.

eso tiene su punto.

[actualización 8:30]

a través del blog de Enrique Dans llego a su columna en el Libertad Digital -qué mezcla más rara de fascistoides, conspiranoicos y gente de calidad- titulada «Los verdaderos nativos digitales» y habla sobre cómo las nuevas generaciones están cada vez más acostumbradas al uso de la tecnología y cómo ya forma parte de sus vidas… lo que es verdad, claro. pero ya no veo tan claro que muchas de esas personas estén aprendiendo a programar e ir más allá de la interacción usando tecnología. no sé si será que él, por su trabajo y visibilidad en la red, atrae y conoce a más jóvenes con ese perfil, o que yo conozco poca gente post 1990 con esas aficiones.