Uber, Airbnb, puntos en el mapa al futuro
Uber, Airbnb, puntos en el mapa al futuro

Llevamos unos 20 años hablando de “nuevas tecnologías”, pero hasta hace poco los cambios introducidos por ese conglomerando abstracto de internet, telefonía móvil, herramientas GPS… no había causado demasiados problemas.

Ahora, cada vez más, las ventajas de la Red se hacen evidentes en la calle, y no solo en estructuras un poco más opacas como la economía o las comunicaciones. Ahora resulta que el calificativo “social” quiere decir realmente algo y está cambiando la forma en que vivimos, acabando, de paso, con otras formas de hacer las cosas.

Un ejemplo de este proceso de cambio, y los roces que origina este cambio de paradigma, es Uber, la compañía que pon en contacto a personas que van en coche a alguna parte de la ciudad, con otras que quieren ir a la misma parte. La persona que conduce se lleva algo de dinero (en Barcelona un trayecto de 20 minutos y 5 KM cuesta 10€). Obviamente esto es más barato que coger un taxi. Y el gremio de taxistas se queja, porque ven en esto competencia desleal e ilegal. Y, según la legislación vigente, tienen toda la razón.

Otro ejemplo que se cita mucho al hablar de Uber y la polémica suscitada es Blablacar, que sigue un esquema similar, pero aplicado al desplazamiento entre ciudades y quienes conducen no ganan dinero con ello (en teoría, al menos) sino que cubren los gastos de la gasolina… algo que la empresa se toma bastante en serio, poniendo límites a los pecios aplicados. En Alemania, onde vivo, existen varias empresas similares, y tengo que decir que las utilizo con cierta frecuencia desde hace seis años, sin haber tenido ni un solo problema.

Pasa lo mismo con Airbnb, la web que nos permite alquilar un apartamento privado o una habitación en un piso… tratando directamente con los propietarios. Hay multitud de opciones con diferentes precios para pasar un par de noches, una semana o un mes en diferentes ciudades de todo el mundo.

Y todos estos ejemplos pueden sonar un poco más extraños pero a poca gente le suena raro ya eso de comprar y vender cosas por internet, sea Amazon, ebay, o cualquier otro mercado en que vendedores y compradores se conocen solo a través de una interfaz web.

La primera empresa, además de causar la ira de los taxistas (comprensible pero de difícil solución) y salir inmediatamente foralecida de sus protestas, está sufriendo el acoso e diferentes países dentro de la UE (en EEUU funciona perfectamente desde hace años) la segunda se mantiene, de momento, fuera de peligro porque opera entre ciudades, pero las empresas de autobuses están mirando con recelo su crecimiento. Y la tercer está sufiendo las iras de las cadenas de hoteles de todos los países, porque cada vez más gente prefiere el trato personal a las tarjetas de puntos por huesped habitual.

Éstas son redes verdaderamente sociales, puesto que se forman a partir de grupos de personas que interactuán unas con otras y se apoyan para llevar a cabo unas determinadas tareas. Si yo quiero ir a algún sitio y alguien me lleva, a cambio de una contribución económica, tengo la seguridad de que la transacción queda registrada en la web y o puedo decidir si quiero o no viajar con esa persona. Si decido quedarme en un apartamento privado en Barcelona, puedo ver las fotos online, saber exactamente cuándo voy a pagar y ver las opiniones que otras personas tienen de la experiencia. Si algo va mal, la empresa se encarga de solucionarlo, para cualquiera de las partes implicadas.

La implementación de sistemas de recomendación fuertes permite que, quien no da un buen servicio, reciba inmediatamente críticas que sirven para alertar a futuras personas interesadas.
Esta forma de autorregulación y organización va en contra de una implicación estatal fuerte… y funciona, al menos a la escala en que ahora tiene lugar. Mi experiencia, como usuario de estos servicios ha sido siempre buena. Los fallos que se han podido producir son los mismos que al alquilar un coche o reservar una habitación de hotel por internet. Entiendo el problema que pude surgir si la gente no paga sus correspondientes impuestos por llevar a cabo actividades que implican el intercambio de dinero, pero estas actividades también generan riqueza y cumplen una misión de manera más satisfactoria que otras herramientas existentes. ¿Quién sale perdiendo aquí?

Neelie Kroes, vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Agenda Digital, manifestó recientemente su indignación ante la decisión de Bruselas de prohibir el uso de Uber en dicha ciudad. Como explica la vicepresidenta, la prohibición no refleja un intento de conciliación sino una negación de la situación real y un intento infantil de poner puertas al campo, ya que es muy difícil implementar una medida así… a no ser que, dice Kroes, la policía de Bruselas se dedique a espiar los móviles de los ciudadanos.

¿Tememos que nos estafen y no tener ninguna defensa? ¿El desmoronamiento de nuestras sociedades?

… o, quizás, no somos nosotros quienes están creando todo este alboroto. Quizás estamos viendo una exageración de las maldades de este modelo de negocio/prestación de servicios propagada por empresas cuyos modelos de negocio (generalmente de intermediación entre dos partes que ya no les necesitan) están en vías de extinción.

 

[foto]

En los últimos 5 años hemos descubierto varias cosas radicalmente importantes:

  • La economía está controlada por un par de algoritmos amorales y un puñado de especuladores inmorales.
  • La democracia indignada de plaza, con toda su hermosura de engrandecimiento civil, no es, lamentablemente, rival para la política tradicional, basada en las decisiones emocionales y sus tres pilares: la ignorancia, el miedo y la corrupción del sistema.
  • La utopía de las nuevas tecnologías es ya, de facto, una herramienta de control al servicio de la inteligencia norteamericana.

Y no hacemos nada al respecto.

Nuestras libertades son hoy mucho menores que hace 10 años. Nuestra visión del mundo es más cínica. Y, aunque algunas personas siguen intentando mejorar el mundo, la mayor parte de nosotr@s hemos adoptado la apatía como postura vital. Nos quejamos, si acaso, poniendo mensajes pesimistas en las redes sociales; escribimos, a veces, oscuros posts en nuestros blogs.

Y no sabemos qué hacer.
Y no sabemos hacía dónde empujar.
Y no sabemos dónde se nos quedó olvidado el poder que tod@s, una vez, recordamos haber tenido.

[foto]

"las ciudades como lugar de constante experimentación y amalgamamiento/choque de tendencias"

este podría ser uno de los lemas del muy #interesante  BMW Guggenheim Lab, a medio camino entre un Think Tank y un centro de análisis y experimentación social.

el Guggenheim Lab reflexiona, por ejemplo, sobre lo que ocurre en las ciudades del siglo xxi, prestando atención a aquellas tendencias, tanto de acción como ideológicas, que sirven para mejorar los entornos urbanos y las vidas de quienes en ellos viven.

en 100urbantrends.org se puede ver el resultado de su estudio sobre tendencias urbanas en Berlín, New York (donde se encuentra el Guggenheim Museum, centro del Lab) y Mumbai. de cada ciudad se explican cien tendencias que forman ya parte de la "identidad" de la ciudad en cuestión.

muchas de las entradas en las listas de tendencias pueden servir para explicar futuros potenciales, como es el caso de, por ejemplo:

+ la presencia de impresoras 3D en muchos espacios sociales, Hack/FabLabs y demás puntos de encuentro para tecnocurios@s

+ el mapeado en comunidad de las ciudades (crear mapas de nuestro entorno en virtud de la comida disponible, zonas verdes, monumentos, zonas de fiesta…)
 
+ las tensiones entre los espacios públicos y los privados

+ las nuevas zonas de reflexión y protesta política

+ … y muchas más.

este tema me parece muy relevante y el Guggenheim Lab ha creado una lista comprehensiva pero de fácil lectura a la que merece la pena volver de vez en cuando.

Pérez-Reverte habla sobre el estado de obsesión que experimenta quien escribe una novela durante en proceso de creación.

Puede que no sea un autor de alta literatura (sea eso lo que sea exactamente) pero los títulos que lleva escritos le dan cierta autoridad en el tema… y su idea de compartir paso a paso la rutina de construir su nueva novela añade valor a la imagen de escritor obseso.

#interesante ver cómo aprovecha las nuevas tecnologías. 

The Long Winters y la musica inteligentemente hilarante.

En estos días de saberes y placeres digitalmente compartidos es bastante fácil encontrar buena música… solo hace falta vagabundear un poco por YouTube, Spotify, Wikipedia y San Google.

También es fácil encontrar canciones con letra divertida. En esta época de narcisismo 2.0, cualquiera con ganas y una aplicación musical en su smartphone puede ser un cómico-cantante.

Lo difícil es encontrar música de calidad, inteligentemente graciosa e #interesante que sirva para animar tímpanos y neuronas…

Enter: The Long Winters



MP3s | The Long Winters
attached image

Esto es otra defensa de las destrezas humanistas.

Sui generis.

No intento ser original, ni volver a la tan manida e inexacta distinción entre las ciencias y las letras. Ni siquiera pienso extenderme demasiado… solo quiero aportar mi grano de arena empírica.

Desde hace unos días estoy trabajando con gente que se dedica a explicar cosas por escrito. A lo largo de todo el día reciben preguntas por parte de otras personas, o sugerencias de temas sobre los que deben crear contenido útil, exacto y elegante.

No importa cuál haya sido la formación académica o profesional de esta gente… hacen ese #interesante trabajo porque saben encontrar información, son capaces de seleccionar los datos pertinentes y usarlos para redactar artículos de alta calidad.

Deberíamos prestar mas atención al valor de una mente analítica, un amplio vocabulario y pasión por la creación y recopilación de conocimiento.

attached image

Bmw Guggenheim Lab

“las ciudades como lugar de constante experimentación y amalgamamiento/choque de tendencias”

este podría ser uno de los lemas del muy #interesante  BMW Guggenheim Lab, a medio camino entre un Think Tank y un centro de análisis y experimentación social. el Guggenheim Lab reflexiona, por ejemplo, sobre lo que ocurre en las ciudades del siglo xxi, prestando atención a aquellas tendencias, tanto de acción como ideológicas, que sirven para mejorar los entornos urbanos y las vidas de quienes en ellos viven.

en 100urbantrends.org se puede ver el resultado de su estudio sobre tendencias urbanas en Berlín, New York (donde se encuentra el Guggenheim Museum, centro del Lab) y Mumbai. de cada ciudad se explican cien tendencias que forman ya parte de la “identidad” de la ciudad en cuestión.

muchas de las entradas en las listas de tendencias pueden servir para explicar futuros potenciales, como es el caso de, por ejemplo:

+ la presencia de impresoras 3D en muchos espacios sociales, Hack/FabLabs y demás puntos de encuentro para tecnocurios@s

+ el mapeado en comunidad de las ciudades (crear mapas de nuestro entorno en virtud de la comida disponible, zonas verdes, monumentos, zonas de fiesta…)

+ las tensiones entre los espacios públicos y los privados + las nuevas zonas de reflexión y protesta política

+ … y muchas más.

este tema me parece muy relevante y el Guggenheim Lab ha creado una lista comprehensiva pero de fácil lectura a la que merece la pena volver de vez en cuando.

NvALT2 0Screenshot

lo más importante es escribir, vaya por delante. esta descripción de mis rutinas de trabajo es solo una curiosidad que puede quizás interesar a quienes pasan una gran parte del día tecleando.

dicho esto…

cada día me siento frente al ordenador y escribo. investigo, esbozo, reviso, mejoro, y, en definitiva, escribo. principalmente para el mundo académico, pero también para mis proyectos de escritura creativa o para este blog. llevo haciendo eso desde el 2007, que no es demasiado tiempo, pero sí supone un periodo suficientemente dilatado como para que me de cuenta de que algunas herramientas facilitan mi trabajo mientras que otras lo entorpecen.

inicialmente dividía mis aplicaciones informáticas de escritura en tres categorías: las dirigidas a escribir textos largos (tesis doctoral, novela, relatos), las que usaba para escribir pequeños fragmentos (posts) y las que solo abría para hacer anotaciones muy breves (listas de la compra, notas telefónicas, recordatorios, esbozos de ideas). hablando concretamente de las aplicaciones utilizadas, para los textos largos usaba Scrivener, para escribir posts usaba MarsEdit y para las anotaciones xPad. ese sistema no funcionaba mal, pero, con el paso del tiempo y algún que otro susto informático, me he dado cuenta de que los textos que escribo tienen para mi un valor especial y una utilidad que va más allá de la instancia para la que los escribí. si dedico tiempo a escribir, por ejemplo, un post, pero no hago una copia de él en mi ordenador, no seré capaz de acceder a él más que cuando entro en mi blog, y si decido cambiar de plataforma de publicación o si a mi página le pasa algo, recuperar el texto con el formato adecuado va a consumir mi tiempo y atención y no voy a obtener siempre los resultados deseados. si pienso en que Scrivener corrompe una copia de mi tesis al sincronizarla con el backup… la magnitud de la tragedia es evidente.

hace unas semanas hablaba de las ventajas de usar markdown para guardar textos con formato de manera segura y ligera, y desde entonces he simplificado mi proceso de escritura de una manera que, me parece, resuelve los problemas de seguridad y aumenta exponencialmente la accesibilidad de mis textos:

da igual el tipo de texto que tengo que escribir, ahora el punto de partida está en nvALT, que me permite ver todos mis textos de manera sencilla, ya que crea una base de datos que se carga en cuanto abro el programa. como una de los fundamentos de Markdown es que los textos se guardan como .txt o .mk, formatos que pesan muy poco, acceder y pasar de un archivo a otro no lastra la memoria de mi ordenador y son fácilmente exportables. tanto es así que, utilizando Dropbox mantengo los textos constantemente sincronizadas con otras aplicaciones que puedo utilizar para revisar textos cuando no estoy frente a mi pantalla principal.

¿cómo se adapta nvALT a cada tipo de texto?

  • es innegable que Scrivener proporciona un mayor grado de estabilidad para organizar textos largos, pero consume muchos recursos de mi ordenador y la multiplicidad de funciones orientadas al formato final se puede convertir en un obstáculo para la escritura, de modo que lo utilizo como un archivo. Cuando estoy trabajando en un capítulo de mi tesis (más o menos 20000 palabras) o en un relato (más o menos 5000 palabras) utilizo nvALT como herramienta de escritura y Scrivener como archivo final y herramienta de revisión, una vez que necesito tener frente a mí varios capítulos o consultar las ideas para nuevas partes.+ para escribir posts y poder consultarlos en todo momento, exporto mis textos desde nvALT a MarsEdit, donde incluyo las fotos que quiero utilizar y subo el contenido a mi blog+ en el caso de pequeñas notas que no tienen mucha importancia pero que pueden ser útiles cuando estoy en una tienda, o hablando con alguien sobre el tema, la sincronización de nvALT me permite usar un nombre general (lista de la compra, ideas para blog…) para añadir o borrar contenidos según lo necesite y acceder a esas listas desde mi móvil.

una parte importante de este proceso es el uso de Dropbox en colaboración con una aplicación móvil como Draft con la que puedo revisar o editar los textos sin miedo a crear problemas en las versiones originales, porque el sistema de almacenamiento de Dropbox crea copias alternativas cuando detecta algún archivo duplicado por error, de modo que la última versión creada va a ser con la última con la que trabajé. además, nvALT integra un sistema de sincronización con Simplenote de modo que puedo tener una doble copia de seguridad de todos mis textos accesible desde cualquier ordenador con internet y que, además, se puede sincronizar con multitud de aplicaciones tanto de Android como de iOS.

respecto al uso de nvALT como repositorio de todos mis textos, el sistema de tags o etiquetas de este programa hace que sea muy sencillo guardar cada texto con una serie de descriptores (tesis, receta, compra, bibliografía, relato…) que nos pueden ayudar en el futuro a encontrar el fragmento concreto que buscamos.

¿por qué me interesa compartir todo esto?

porque creo que tener una rutina de escritura sencilla pero robusta, con herramientas que nos permiten trabajar sin meterse en nuestro camino, es una forma de potenciar nuestra creatividad, aunque, como decía al comienzo del post…¡lo más importante es escribir!.

ps. si usas Windows… pueba MarkdownPad

[foto]