2658884520_7599f0416f_m.jpgllevo dos días pensando en lo que Moratinos le dijo al primer ministro de Estonia cuando éste explicaba a la comitiva española que en el parlamento de su país no se utiliza papel porque cada miembro tiene asignado un portátil. la respuesta de nuestro ministro de Asuntos exteriores fue: «Nosotros, en el Consejo de Ministros, tenemos ordenadores, pero en realidad no los usamos«.

esa frase tiene una cosa mala y una terrible: la mala es que muestra una indiferencia ante el progreso tecnológico que resulta espeluznante en pleno siglo XXI. la terrible es que es verdad.

el interés por las llamadas nuevas tecnologías -que en este caso se limitan a saber abrir mails y documentos de texto, así que tampoco es nada demasiado nuevo- en nuestro país es mínimo: quienes se ven obligados/as a trabajar con internet saben hacer sus cosas, existen profesionales del ramo tecnológico que controlan tanto como en cualquier otro país, los menores de 20 años saben hacer maravillas con el móvil, en facebook, msn… pero la mayor parte de la sociedad española se ubica en el extremo que «no sabe/no contesta» de la brecha digital.

cuando en otros países se fomenta aprender a usar los ordenadores desde temprana edad, en España eso se empieza a hacer masivamente ahora… lo que explica la vergonzante situación -cuidado, que vienen anécdotas personales- de sufrir 4 clases de un master europeo -impartido en España- dedicadas a cómo hacer búsquedas en bases de datos -nada complicado, poco más que un buscador google- porque la gente no podía usar las herramientas ofrecidas por la universidad. y estoy hablando de gente intelignte que tenía entre 25-40 años. cómo me preguntaba una amiga colombiana: «¿pero no les enseñan en el colegio a hacer estas cosas?».

pues no. y por eso al ministro no le parece extraño decir que sí, que bueno, que ordenadores haberlos, haylos, pero que no se hace uso. total, para qué.

pero realmente, ¿qué se puede esperar? si después de que pasáramos por los noventa sin mostrar más interés público en la formación tecnológica en las escuelas -en mi caso, informática era una extraescolar en el colegio y una asignatura para hacer hojas de cálculo en el instituto- y llegamos al siglo XXI con pocos más avances.

sé que ahora las cosas no son así, incluso he tenido el placer de visitar un centro en El Entrego, zona urbano-rural en Asturias, en donde se trabaja con linux -¿ por qué no todos los centros educativos usan Ubuntu y dedican los millones que se invierte en Windows en mejorar instalaciones, hacer visitas culturales…?- y el alumnado sale con una formación mínima en «informática práctica» para saber cómo trabajar, buscar información… nada demasiado complicado, pero que luego la chavalería amplía con sus propios conocimientos de redes sociales, telefonía, etc.

pero la dejadez tecnológica llega hasta la clase política -la misma que no habla idiomas, digo yo de paso- y no hay más que fijarse en las páginas web de los principales partidos políticos que, hasta hace unos días, eran tan sólo herramientas para usar de vez en cuando -frente a las cámaras- en tiempo de vendimia de votos, y fotos en el flickr con los colegas de partido. ahora, un cambio por fin, llega popular.es -que fue hackeada a las pocas horas de ser inaugurada– que supone un cambio en la posición de nuestra clase política respecto a eso que le gusta tanto a Obama del «politics 2.0″… de hecho, todas las medidas que la gente de Rajoy ha anunciado siguen las prácticas del líder estadounidense.

a ver si el PSOE e IU se ponen al día y hacen algo interesante… que la izquierda debería saber, mejor que nadie, la potencia de tener un trato directo -aunque mediatizado :-)- con la ciudadanía.

de la ignorancia generalizada sobre nuevas tecnologías por parte de un sector de la sociedad a la política des-informatizada… inevitablemente al uso más extendido de ancho de banda:

el consumo de cultura por internet.

todo el mundo que sabe usar un ordenador ve clips de música, series, películas, escucha música… de una u otra manera.

hay quien lo hace a través de youtube, hay quien se descarga contenidos para disfrutarlos en algún otro momento. y eso no se puede cambiar cerrando el grifo de la conexión –como ya ha dicho la Eurocámara ante la propuesta eSGAEil– o intentando meter miedo… porque con la aparición de los contenidos digitales se termino el modelo anterior y luchar contra eso es ponerle puertas al mar.

pero, en fin, eso se arreglará sólo cuando el lobby de las telecomunicaciones se dé cuenta de que también con las descargas pueden sacar tajada -y las sociedades de «gestión cultural» puedan tener su parte-.

educación, política, descargas. sí, ahora sí está todo.

[foto]

Kazaa+University+Poster+%28c.+2003%29no me creo lo que ha dicho Miguel Sebastián, estoy seguro de que tiene buenas intenciones, pero no tiene la capacidad de hacer esas promesas y cumplirlas, sólo es el ministro de industria de España, y eso no es comparable a ser la SGAE, por ponerte un ejemplo de batiburrillo mob-ilizado. y es que hay quien confunde cultura con algo que se puede poseer, medir y usar como material de especulación. pues no. cuando telefónica o telecable o quien sea cierren los puertos que estos programas usan, habrá que cambiar la configuración por defecto, y después encriptar las transmisiones… y mil cosas más.

me extraña que se haya organizado tanto revuelo en algunos blogs al respecto; otro ministerio hará otra cosa y aquí no ha pasado nada. el sistema cambiará cuando a la industria le interese, cuando colgar tu disco en La Red sea cosa de todos los grupos (no sólo de Radiohead y cuatro más), y cuando el negocio se haya desplazado, por ejemplo, de la distribución de contenidos a la gestión de los mismos.

o lo que es lo mismo: hasta que no dejen la «vaca gorda» bien, pero bien ordeñada, no pararán de chupar. y algunos de nosotros, qué remedio, de pagar compensaciones estúpidas como el infame canon digital.

así que de lo de Sebastián, bueno, queda como muestra de la disparidad de opiniones incluso en en el gobierno. y la respuesta inmediata por parte del ministerio de cultura… eso ya es más difícil de explicar sin hacer comparaciones con el mundo de los lobbies.

foto


si alguna de las pocas personas que leéis esto se le ocurriera poner en los comentarios un enlace a una página de contenido ilegal, YO estaría metido en un buen lío. algo así le ha pasado al propietario de una página llamada chica erotica punto net, que por esas cosas del intercambio de enlaces terminó convirtiéndose en vía de acceso a otra página en la que se alojaban imágenes de contenido sexual con menores. y el fiscal pide cinco años y + de carcel por mucho que el palentino creador de la web diga que eso no estaba allí cuando él enlazó su reino con Gomorra.

eso me recuerda a lo ocurrido en septiembre del año pasado cuando saltaba toda la polémica de Ramoncín y alasbarricadas.org el cantante (?) -quien no quiere entender que el futuro no ha de ser todo pay per view sino también do it yourselfrecibió 6000€ de dicha web como compensación por nos comentarios que alguien dejó en un foro alojado por dicha web. así, por el morro.

al margen de que la actividad profesional de Ramoncín me parezca un tanto extraña -y resulte gracioso ver la descripción que de ella hace eDans– el problema está en que los jueces siguen firmando inexplicables sentencias por las que quien posee una web es responsable de TODO lo que en ella se dice, aunque partes de la misma sean creaciones compartidas -como un wiki o los comentarios de un foro o blog- . en una página de poco tráfico es posible controlar cada incorporación en poco tiempo… pero se convierte en algo mucho más difícil cuando se trata de páginas con gran participación ese control -y esto tampoco tendría por qué ser siempre necesario… quizá necesitamos entender qué es realmente la libertad de expresión-.

la construcción de la internet como espacio de relación social sigue estando regulado por leyes que la entienden como un canal de comunicación parecido al del libro tradicional -con personas que emiten un mensaje y personas que lo reciben- en vez de comprender que se trata más bien de una nueva biblioteca de Babel en la que toda emisión informativa puede darse y alguien puede acceder a mi mensaje y añadir el suyo si que el resultado sea completamente de su propiedad ni de la mía… sino a partes de los dos.

está claro que ciertas actividades deben ser controladas -la venta de mercancía ilegal, la pornografía infantil, la trata de blancas…- pero para eso debemos desarrollar herramientas que sean realmente compatibles con la naturaleza abierta de la Red.

[foto de Torchondo]