mujeres.jpg
resulta que hoy es el día internacional de la mujer y muchos medios volverán a repetir aquello de que la discriminación sigue existiendo, que las mujeres ganan en España un 25,4% menos que los hombres, que la violencia de género es en un 99,99% violencia machista y que la publicidad sigue intentando lavar el cerebro de las niñas.

algunos quizá aludan al hecho de que ayer tuvo lugar una manifestación antiabortista, para celebrar el día de la mujer. y que visitaron la sede del ministerio de igualdad, supongo que como fuente de todos los males.

hoy se harán reportajes especiales en telediarios, periódicos, espacios radiofónicos… todo muy bonito y bucólico. pero la verdad es que resulta cansino ya. a estas alturas de siglo y de milenio, la lluvia de datos sin consecuencias y los homenajes de boquilla me parecen frívolos.

¿quieres hacer algo por las mujeres? muy bien. pongamos por caso que eres mujer, en ese caso no te digo nada, ya estás en el tema. pongamos por caso que eres hombre, a ti te puedo decir que hay muchas posibilidades de que hayas sido educado en una cultura que te hizo el rey de la casa, que te enseñó a ser orgulloso, dar voces y cerrar los puños desde niño, todo para solucionar problemas; quizá nunca te lo dijeron así, pero seguro que te diste cuenta pronto de que las niñas podían menos que los niños. a lo mejor te educaron para que fueras amable con ellas porque ellas necesitan tu protección.

pensándolo bien, si eres chica es muy posible que te hayan educado de una manera muy parecida. y en eso de la educación y los modelos sociales está el problema -lo de la discriminación, el acoso, la violencia… eso son las consecuencias, no la causa-.

podemos hacer vídeo reportajes, escribir posts denunciando lo que pasa, lucir lazos violetas, apoyar a Aído… pero si no admitimos que el problema está en nosotr@s y la forma en que nos han educado, no podremos arreglar casi nada.

[foto]

vaya por delante que el señor Jesús Neira merece todo mi respeto, cuando menos, por su reacción ante una muestra de violencia de género. ya hace algunos meses hablaba sobre su defensa de una mujer que estaba siendo maltratada, y las consecuencias que ello tuvo.

dicho esto ya puedo empezar a hablar de lo estúpido que me parece su nombramiento como director del Consejo Asesor del Observatorio de la Violencia de Género de Madrid. principalmente porque, por muy profesor de Teoría del Estado que sea, este señor no está cualificado para llevar a cabo tal labor y está claro que el único motivo por el que recibe el cargo es porque eso supone un punto positivo y mediático para la Presidenta de la comunidad de Madrid.
¿qué bien puede hacerle este bienintencionado señor que dice, según leo en un artículo de El País, tener «propuestas útiles para continuar con la lucha contra esta lacra». seguro que hará cosas interesantes… pero ¿no sería mejor poner en el puesto a alguien que lleve más tiempo tratando el tema?.

lo que sucede ahora en la Comunidad de Madrid es una muestra de cómo se entiende la responsabilidad política frente a la violencia de género: se considera más normal que Neira reciba el puesto ese de director que el hecho de tener a Bibiana Aído como ministra de Igualdad… al menos eso reflejan los corrillos de internet, mucho menos sorprendidos por aquel nombramiento que por éste. así que al final parece que estamos ante lo de siempre, que aunque la Ley de Igualdad esté ahí y aunque se gaste cada vez más dinero en publicidad contra la violencia de género, sigue considerándose un tema sin demasiada importancia. en el año que dejamos atrás fueron asesinadas 94 mujeres, en el 2007, 89 y en el 2006 fueron 93 cadáveres… si esas muertes fueran de ambos sexos, causadas por cualquier otra causa común, se hablaría de peligro nacional y se convertiría en asunto prioritario.

pero como «sólo son mujeres» pues nos tenemos que conformar con pequeños avances y parches posibilistas. y además aguantar las quejas de todos los retrógrados que se oponen a las iniciativas que defienden la igualdad. o soportar que la figura de un Observatorio como el de Madrid tenga por director a un profesor de Derecho sin experiencia en el área.

r.jpgme gustan los libros de Arturo Pérez-Reverte, me encantan sus aventuras. ala, ya está dicho.

el tener claro que la literatura tiene que entretenerme al tiempo que conmoverme y hacerme pensar, es algo que ya me ha metido en algún que otro barrizal intelectualoide -por ejemplo sufrir el desdén de ciert@s compañer@s de filología-. pero me da igual, aunque el caviar está bin, de vez en cuando a todo el mundo le gustan unos huevos con picadillo… no es igual de elegante pero llena el buche y hace feliz. pues con Reverte lo mismo: su prosa no hace grandes descubrimientos y sus golpes de mano narrativos ya estaban inventados hace siglos… pero no importa, es un escritor de oficio, él mismo lo reconoce, y crea personajes que serán recordados por muchos años.

llevo siguiéndolo desde hace muchos años, desde la salida de Territorio comanche, y no me pierdo ninguno de sus libros y casi ninguno de sus artículos, por eso mi historia con él es larga. durante todo este tiempo he ido pasando de verlo como un personaje de sus propios libros -un antihéroe que se mueve por los mundos de periodismo, la guerra, la creación y la intelectualidad con suma facilidad- a descubrirlo como un guardián de la memoria común y, últimamente, a percibirlo como un hombre de fuertes opiniones, que no comparto. creo que supone el paso de tenerlo como un héroe, a creer que es un mito a saber que es solo un hombre con sus aciertos y sus errores.

últimamente, y me refiero a los últimos años, en sus artículos se ve cada vez más rencor a las iniciativas relacionadas con la igualdad entre hombres y mujeres… y eso, unido al desastroso fin que la mayoría de los personajes femeninos importantes tiene en sus novelas, empieza a resultar extraño. no se trata solo de que en sus libros la mujer sea siempre una fuerza oscura, llena de secretos y diabólica -metafóricamente dicho o no, como en el caso de El Club Dumas-. el problema está en que su visión de las mujeres como misterio -comportamientos aprendidos desde siglos, miradas cargadas de sabiduría antigua…el todas son iguales, pero dicho con palabras bonitas- supone uno de los patrones de alienación femenina más claros y repetidos en Occidente, y eso da igual que él lo disfrace con anécdotas de guerra o púas de eriza.

como sus novelas salen una vez cada año, pues el tema de la representación femenina tampoco cargaba demasiado, pero con sus artículos -muchos de ellos muestras de cómo escribir un buen artículo de opinión- la cosa se carga demasiado, sobre todo desde que es académico de la lengua española y tiene legitimidad.

a estas alturas, quienes hayáis leído alguno de sus artículos semanales sabréis a qué me refiero: su cruzada contra las iniciativas a favor de un lenguaje no sexista, la ultima muestra de ello la del artículo que verá la luz -oficialmente- el próximo sábado -aunque ya se puede leer aquí– sobre el uso de la palabra miembra por parte de la ministra de igualdad. debo decir que la palabreja también me suena fatal… pero creo que es necesario.

las críticas que Reverte hace a estos cambios son: 1) van en contra de lo que dice la RAE, 2) son tonterías al servicio de cuatro personas que se aprovechan así de subvenciones y prebendas.

1) sobre el papel de la RAE… bueno, creo que la culpa la tienen quienes siguen creyendo que esa academia tiene realmente poder decisor… cuando, y esto Reverte lo dice muy claro, «la misión de los académicos es precisamente ésa: ir por detrás y no por delante, orientando sobre la norma de uso, y no imponiéndola» -nótese el uso del masculino en académicos, casi del todo cierto, porque de l@s 44/46 del total, solo 3 son mujeres-. pues eso, dejemos de pedirle a la RAE cuentas por acciones que le son ajenas… la Academia se debe limitar a analizar el uso de la lengua y proponer soluciones a problemas lingüísticos. que cada cual resuelva el problema de la infra-representación de género en el lenguaje como pueda.

otra cosa que hay que solucionar en la RAE es el sexismo imperante, que escudado en la pretendida salvaguarda de la lengua sigue diciendo que la jueza es la mujer del juez -y desde hace pocos años «Mujer que desempeña el cargo de juez«- y lo mismo con la alcaldesa. pero lo de ser una institución caduca por la naturaleza de sus integrantes es otro tema.

2) ¿Es una tontería impulsar el uso de un lenguaje no discriminador para ayudar al cambio de ciertos usos sociales?. no entiendo niguno de los argumentos en contra. hay quien dice que lo de miembra, médica, jueza, etc, suena mal… pero también sonaba mal al principio aquello del «ovni» y gracias a la televisión entró a formar parte del español hace más de 20 años y está reconocido en el diccionario de la RAE desde hace unos cuantos años. ¿Si se promueve desde la televisión está bien y constituye una muestra de la evolución natural de la lengua pero si se apoya desde un ministerio «de mujeres» es aberrante?. las nuevas palabras aparecen por que alguien y algún colectivo con un altavoz suficientemente potente las lanza al vocabulario común. ejemplos de esto serían: fistro -menos mal que ya está en desuso-, mayormente -tan extendido que creo haberlo oído en clase… a una profesora de español-, brunch -a las 11 en casi cualquier restaurante de empresa… incluso en Asturias :-)- o casi cualquier término relacionado con las tecnologías de la información: sms, bluetooth, usb… take your pick.

así que lo de la hermosura de las palabras me parece una tontería… que es lo que a Reverte le parece el querer cambiar las palabras «por decreto». pero vamos a ver: ¿no cambiamos, por decreto, el tipo de cañerías que pueden llevar agua a la ciudadanía porque cierto tipo de material puede causar cáncer, entonces porque no cambiar cierto tipo de lenguaje -en medios de comunicación, declaraciones oficiales y escritos gubernamentales, por ejemplo- que sabemos refuerza el comportamiento machista, fomentando la discriminación e incluso la muerte de mujeres?. esto puede parecer un tanto extremo pero tiene su lógica: sabemos que modulamos nuestros pensamientos con el apoyo de las palabras -¡por eso para pensar bien ha que leer, niñas y niños!- y sabemos que las palabras constituyen una de las herramientas preferidas por el ser humano para comunicarse con otros seres humanos… ¡entonces cómo coño no va a importar las palabras que usemos!. el uso de un pretendido neutro en español es mentira porque va siempre en masculino, está siempre impregnado del arquetipo masculino que le dio nombre; por eso la RAE sigue con lo de la jueza como una mujer en función de un juez. más claro agua.

por mucho que me guste leer la ficción de Reverte, y me gusta mucho, sus artículos reflejan cada vez más su pertenencia a una línea de pensamiento que se quedó en el siglo XIX respecto a las relaciones entre sexos (y géneros, que eso también le putea, al jefe). porque ya no se trata de decir «la vida es así» sino «la vida está así de jodida, a ver si podemos hacer algo para cambiarla». no se da cuenta de que el decir miembra refleja a realidad de las numerosas mujeres políticas de nuestro país que siguen sufriendo discriminación lingüística cuando no pueden llamarse, como sus homónimos hombres «públicos», porque tildarse putas. y quede ahí ese último ejemplo del funcionamiento del español de la clase de hoy.