hace no mucho tiempo el reto era el contrario, llevar a la Red las actividades y herramientas con las que trabajábamos o nos divertíamos más allá del monitor y la cpu. ahora, en esta carrera contarreloj a la conquista de lo efímero que es el siglo xxi ,ponemos parches a esa horrible situación que se produce cuando -¡horror!- nos quedamos sin conexión.

en los últimos años hemos visto como muchas aplicaciones web estaban superando importancia, si no en uso, a sus homólogos offline. ejemplos claros de ello son, primero, los servicios de email gratuito como gmail, seguido de yahoo mail o hotmail, que ofrecen sistemas de almacenamiento de correo -con posibilidades de ser usado para almacenamiento a secas- de un tamaño cada vez mayor que barrió del mercado a los proveedores de pago. otro ejemplo son los servicios como flickr o picasa, con los que puedes organizar o modificar tus fotos -algo que antes solo hacías en tu propio ordenador-.

todo este rollo viene a cuento de ciertas cosas, relacionadas con la inmediatez y la deslocalización, en las que estoy trabajando estos días.

la excusa que me lleva a hablar del tema es la posibilidad de usar Google Docs offline, algo que puede ser tremendamente útil para quienes usen este servicio de manera profesional. incluso para mí, que sólo lo uso de manera ocasional para compartir lo que escribo con un par de amigos, la posibilidad de dejar los textos preparados y subirlos a google en cuanto tenga conexión y retomar la escritura en cualquier momento y cualquier terminal. práctico. y el proceso si lo haces como en el vídeo es muy cool.

te dejo información -y los vídeos- en inglés y español.

saltando un poco de tema, yendo a la televisión, los comentarios de Altran tienen mucho sentido:

«Mientras los diseños sigan entendiendo la TV asociada a un espacio separado de la conectividad (on line) del hogar y centrándose únicamente en la calidad de la imagen o la adaptación espacial, mal camino para ellos»