El individuo ante el colectivo en una heladería

Esta no es mi heladería, pero es una heladería

Una de las muchas ventajas de viajar y conocer de cerca diferentes culturas es que permite establecer comparaciones subjetivas, pero basadas en hechos concretos, entre la/s cultura/s de la/s que uno proviene y la/s que se encuentra en su deambular.

Es fácil caer en cualquiera de los dos extremos de la crítica cultural: la subjetiva basada en creencias popularizadas (que implica una amplia dosis de exotismo + prejuicios/racismo) o la comúnmente entendida como científica, que realiza estudios cuantitativos objetivos y luego ofrecen conclusiones que no dejan de ser, por mucho que pretendan rigor matemático, interpretaciones subjetivas de los datos (Our descriptions of the world are always partial, selected and filtered).
Pero yo estoy en una heladería en el centro de Berlín, en la que un chico y una chica del norte de Italia (Veneto, creo) están atendiendo a un sin fin de personas de diferentes culturas y grupos étnicos, algunos de los cuales viven en esta babel alemana, mientras que otros están de visita. Y cada uno hace cola a su manera, se relaciona con las personas que lo rodean de modo diferente y se comporta en este espacio público como considera adecuado. Esto quiere decir que algunos parecen estatuas inmóviles, moviéndose solo cuando la fila avanza, otros están escuchando música y bailando ligeramente en los escasos centímetros que le permite la distancia entre quien le precede y quien le sigue, otros se apoyan contra las paredes o se sientan en el suelo de la heladería… Y yo me pregunto por la relevancia general de estas diferencias, según mi percepción personal.
Lo interesante de la escena en la heladería es que me enfrenta a mis propios prejuicios sobre cómo se interaccionan diferentes culturas con lo que les rodea, que podría reducir a dos extremos: hay quien está atento a no molestar a otras personas, hasta el punto de moverse continuamente para facilitar la entrada o salida de gente del local, y hay quien está sentado hablando a voces por el teléfono sin importarle que la gente tenga que maniobrar a su alrededor para entrar en la tienda, o ir hacia la puerta con la compra, dependiendo del momento. El chico que espera llega a la caja, pide y paga, mientras que el chico que estaba sentado en el suelo hasta que el cliente precedente se da la vuelta con su helado sigue hablando por teléfono (le dice a su interlocutor que está en una heladería y tiene que elegir sabor), y recuerda, solo al final, que su cartera está metida en la mochila y que sacar el dinero requerirá el uso de dos manos, y un poco de tiempo. Obviamente todo esto está filtrado por mi percepción, fruto de una cultura y experiencia vital concreta.
Pensando en la escena de la heladería no puedo evitar sentir cierta simpatía por el chico que se mueve de un lado a otro, aunque resulta casi cómico en su excesiva consideración (hay espacio suficiente a su alrededor para que la gente pase), y confieso sentirme irritado por la falta de civismo de quien se sienta en el suelo, con una mochila imponiendo su espacio personal y ocupando un metro de heladería, mientras el resto tenemos centímetros de libertad en nuestra espera y luego nos hace perder tiempo a la hora de pagar… aunque reconozco que él está mucho más cómodo que ninguna otra persona en fila y posiblemente lleva una vida más relajada.
Para mí la diferencia entre los dos clientes de la heladería simboliza perfectamente dos extremos de la línea que lleva del colectivismo al individualismo. Parafraseando a Darwish y Huber, el individualista piensa en sí y los suyos, mientras que el colectivista piensa en grupos más amplios.
Individualistic cultures emphasize promoting the individual’s and his/her
immediate family’s self-interest (underlining individual rights, not responsibilities),
personal autonomy, privacy, self-realization, individual initiative, independence,
individual decision making, an understanding of personal identity as the sum of
attributes of the individual, and less concern about the needs and interests of others.
As examples of typical individualistic societies, Australia, Great Britain, Canada the
US are named. Collectivistic societies, on the other hand, emphasize loyalty to the
group (while the group in turn cares for the well-being of the individual), emotional
dependence on groups and organizations, less personal privacy, the belief that group
decisions are superior to individual decisions, interdependence, an understanding of
personal identity as knowing one’s place within the group, and concern about the
needs and interests of others. As typical collectivistic societies China, Hong Kong,
India, Japan, Pakistan and Taiwan…

Individualism vs. Collectivism in Different Cultures: A cross-cultural study

 

Sé que no es muy científico hacer sociología de heladería, y utilizo esta anécdota solo como introducción para confesar que, en muchas ocasiones, mi experiencia concreta con gente de determinadas culturas se ajusta bastante bien a los datos generalizados sobre dicha cultura. Siempre hay sorpresas que se desmarcan de las estadísticas, porque, al fin y al cabo, somos personas con la capacidad de decidir cómo actuar en cada momento, aunque en muchos casos la inercia normalizada de lo que se hace, cómo se hace y cuándo se hace en nuestra casa se impone a la potencialidad de cambio y decisión del individuo.

Hay muchos estudios que analizan la identificación con los rasgos individualistas o colectivistas en diferentes partes del mundo, pero, quizás por cercanía, me llama la atención este mapa sobre la situación en Europa, creado como una visualización del impresionante estudio realizado por el psicólogo social Geert Hofstede.

No se trata de que los españoles seamos más individualistas que los portugueses pero menos que los finlandeses, sino de que dentro de un mismo país existen diferencias significativas. Fijémonos en el caso de Italia, un país que presenta seis niveles de individualismo… que responden casi perfectamente al estereotipo sobre la marcada división intra-cultural del país entre norte, centro y sur, siendo el norte más parecido a la norma centroeuropea, con valores de desarrollo individual, y el sur más idiosincráticamente italiano, con fuertes valores de grupo, no solo familia.

Como persona crecida en Asturias, una región que, según el estudio y mi percepción desde dentro, tiende hacia el colectivismo, veo las consecuencias positivas de una sociedad en la que los individuos aún prestan un poco de atención a las necesidades de quienes les rodean. Como persona que lleva 12 años viviendo en países que tienden al individualismo (EEUU, 91%, Holanda 80%, Alemania 70%) también veo las ventajas de una sociedad que incita a desarrollar las inquietudes personales sin dar demasiada importancia a las presiones de terceras personas. Ambos extremos, el 100% y el 0%, me resultan inconcebibles, y mi origen cultural y experiencias vitales hacen que me sienta más cómodo -sorpresa- entorno al 45%, nivel más individualista presente en la norma de mi región, aunque no viva allí desde hace años.

Cuando veo situaciones como la de la heladería no puedo dejar de pensar en aquel hombre que falleció tras dos horas desangrándose en una calle de Nueva York, periodo en el cual más de 20 personas pasaron junto a él.

Más allá de la moralina fácil, me pregunto a menudo hasta que punto yo soy más importante que mi comunidad, los otros. ¿Cuál es mi valor si no soy parte de nada más grande que yo mismo? ¿Dónde está la línea en la que mi generosidad con el grupo hace que pierda mi significado como persona?

el individuo. los valores. el amor

nachovega-subcosciente

 

ideas obvias sobre el individuo:

  • no somos solo individuos, pertenecemos a esquemas complejos, sin los cuales no tenemos casi importancia más allá de los límites de nuestro propio cerebro. somos nuestras parejas, nuestras familias, nuestros amigos, nuestro entorno social y político. esto nos predispone y afecta, pero no condiciona… aunque el grado de libertad que tenemos no es demasiado elevado. en la mayor parte de los casos, la manzana no cae muy lejos del árbol.

  • nuestras vidas tienen sentido como historias que continúan siendo contadas/recordadas por alguien, cuando no es así, cuando nadie piensa en nosotros, morimos como seres humanos y pasamos a ser solo biología.

  • lo que importa en una vida humana es la felicidad. principalmente la propia felicidad conseguida, pero también el agregado final distribuido entre las personas circundantes.

ideas obvias sobre los valores:

  • los valores, los principios y demás son una forma de decir “las normas que me autoimpongo, con mayor o menor influencia externa, y en las que creo para guiar mi vida”.

  • es difícil conocer los propios valores que uno tiene a no ser que se haga un examen honesto de las causas de nuestras acciones diarias, y de cómo nos hacen sentir las consecuencias de las mismas.

  • es muy difícil cambiar de valores. a menudo confundimos cambiar los gestos superficiales con cambiar de valores, cuando en realidad tratamos los síntomas sin prestar atención a la enfermedad en sí.

ideas obvias sobre el amor:

  • significa diversas cosas para diversas personas.

  • está fuertemente relacionado con lo irracional y, bien lo entendamos como herramienta evolutiva o como constructo cultual, es una de las fuerzas más presentes en nuestra sociedad occidental.

  • la naturaleza improvisativa de este fenómeno choca con la sobreabundancia de materiales de referencia no cualificado -véanse las listas de canciones o películas más populares- crea la falsa ilusión de que las personas pueden añadir este conocimiento al de sus propias experiencias para “amar mejor”, y esto aumenta la confusión. el comienzo de cada nuevo amor es diferente. la rutina de cada amor es diferente. el final…

lavado de cara y nueva plantilla para nachovega.com

1161185338_6036f3c86e

nachovega.com aprovecha unos ratos de tiempo [no] libre para hacer una limpieza de cara que hace tiempo era necesaria.

con el nuevo diseño, un poco más vistoso y, sobre todo, mejor organizado que el anterior, marco el intento de regresar a la escritura periódica para dejar atrás el vacío de los pasados meses.

espero que nos leamos de manera extensa, como mínimo, una vez a la semana, pero, además, empezaré a publicar aquí recortes de noticias interesantes y pequeñas reflexiones que son demasiado grandes para Twitter y demasiado pequeñas para un post convencional.

 

como siempre, espero que os guste.

 

[foto de eole]

vía email from cajón de sastre de nachovega

bloggers y basura en internet

398064239_146e6f14cf.jpg
vivimos en un excitante mundo para los creadores de contenidos, nunca antes había sido tan fácil conseguir una inmensa audiencia para nuestras ideas. potencialmente, cada vez que escribimos un post en nuestro blog, un comentario en cualquier foro abierto o que actualizamos nuestro estado en alguna red social, tenemos como lector@s potenciales a todo el planeta Tierra que disfruta de conexión a internet. increíble.

¿y qué hacemos con ello? alguna gente crea los hermosos contenidos que leemos, vemos y escuchamos voluntariamente cada día. esos son los artistas de la Red, que hacen verdad ese sueño de interconexión, conversación horizontal y aprendizaje compartido que es la tan manida web 2.0. pero la mayor parte sólo genera basura, más o menos hedionda, pero basura al fin y al cabo.

desde hace varios años mantengo este y otros rincones de expresión personal, de comentarios sobre lo que pasa en los ámbitos que a mí me interesan. no engaño a nadie al respecto. no uso keywords especiales ni ningún budú SEO para atraer lectores. sin ánimo de ofender a quienes se ganan la vida así. también es verdad que mis blogs me sirven para crear lo que ya se está llamando Reputación Google, o Google Rep en inglés, y que viene a ser el rastro que dejas tras de ti en internet. así que mi blog viene a ser la cara pública de mi presencia online. y de momento funciona bien para enseñar a quien me quiera contratar que tengo un determinado estilo, que puedo abordar diferentes temáticas… ese tipo de cosas.

por eso no tengo anuncios en mi blog, porque no quiero que mi cara online aparezca al lado de un ad-sense sobre antigüedades de la Guerra Civil, sólo porque he escrito un post sobre la Ley de la Memoria Histórica, o que anuncien el nuevo Office cuando hablo sobre el fuerte empuje de Google Docs.

cuando busco algo en blogs, me gusta encontrar contenido interesante y bien escrito, me da igual si el estilo es personal o institucional, pero quiero terminar la última línea pensando “Bien, he salido ganado tras dedicarle unos minutos a lo que esta desconocida me cuenta”. pero por desgracia, cada vez más me encuentro con “Vaya, otro montón de frases mal tecleadas y peor escritas por alguien que sólo busca cumplir su cupo de palabras sobre un tema que podría haber sido interesante”. y eso es lo que me cabrea.

tres palabras. nombre de aberración de internet: granjas-de-links.

además de escribir en estos blogs, colaboro en otros de manera mercenaria, a veces como ghost-writer -blogger negro, escribiendo en nombre del blog, sin firmar con el mío- a veces como nacho vega. desde que empecé a pagar facturas de esta manera he visto un poco de todo, desde gente que se comporta con decencia y profesionalidad, apreciando tu trabajo como frelance de la misma manera que apreciarían el de una persona que tuvieran bajo contrato; y también los que ven al blogger como una máquina de crear atrezzos. estos últimos, los que ponen más interés en que cites en tu post determinadas palabras que en que tenga un mínimo de calidad, son los que generan la basura que emponzoña el sueño de las autopistas de la información.

visita findablogger.net, la genial página en que puedes ponerte en contacto con clientes para escribir como blogger freelance. ahora fíjate en las ofertas y piensa en qué calidad se puede demandar cuando te ofrecen 0,5$ por post en páginas saturadas de anuncios.

muchos de los que publican ofertas en páginas como esa son gente que quiere ganar dinero con sus blogs y buscan creadores de contenidos capaces y preofesionales. otros… son los que te ponen a plantar palabras para que la gente vaya -por error- a su página y haga ese mágico click en alguno de los links, por lo que recibirán medio céntimo más a final de mes.

por suerte, o quizá porque mantengo una actitud saludable ante la basura -básicamente la mantengo fuera de mi camino-, puedo presumir de escribir en blogs como tecnologia.org -por citar uno- en el que se me permite escribir sobre temas de interés sin tener que aceptar el yugo de la estupidez del SEO como único método para atraer lector@s.

creo, ahora más que nunca, que lo único que llama a la gente a tu blog es la calidad de tus contenidos, la continuidad de la conversación y el respeto a la inteligencia de los que están más allá de tu teclado.

[foto de almogaver]

uno de los anacronismos de la academia española

hace tiempo que no posteo… señal de que estoy metido en algo que me absorbe.

esta última semana la he pasado encerrado en una biblioteca universitaria, tratando de encontrar los materiales que necesito para mi tesis de máster-trabajo de investigación del doctorado. después de todos estos meses entre Holanda y Alemania, volví a España con ganas de darme caña académica y empezar con buen pié así que me reuní con un par de especialistas en mi campo –estudios de género + literatura- para perfilar mi tema, que quienes me seguís por twitter ya sabéis está relacionado con las autobiografías y los blogs. cuál no será mi sorpresa cuando descubro que todo el mundo dentro de la universidad me dice que hacer una tesis en España sobre ese tema es un suicidio profesional, porque no le interesará a ninguna universidad… todo lo contrario de lo que me encontré en EEUU, donde empecé a trabajar sobre expresiones autobiográficas en blogs de chicanas en el área de California, y, recientemente, Holanda.

me han explicado que en España y en el área de filología, el tema de los blogs está bien para alguna conferencia pero no para algo tan serio como un doctorado. a cuadros, académicos, claro, me quedé. y lo peor es que quiénes me aconsejan son personas que se preocupan por mi futuro y, realmente, me hacen un favor evitando que dedique unos años a un trabajo que me cerraría puertas en España. una lástima.

así que llevo una semana más o menos reconfigurando mi tema para adecuarlo al status quo nacional y preparar algo que me sea mínimamente interesante y que me permita seguir jugando a este juego tan extraño que supone el currículo universitario.apuesto que dentro de un par de años, cuando en EEUU ya se hayan cansado de escribir sobre el tema, cosa que llevan varios años haciendo, la moda llegará a Europa y a España, no siempre aquella incorpora a ésta, y entonces se harán, de golpe, veinte tesis.una lástima, pero bueno. todo llegará. Hasta entonces, yo seguiré estudiando algo que me lleva en ese camino yo me quedaré agazapado en mi pequeño nido de posts y feeds… tecleando y esperando que esta falta de sincronía avance un poco.

mala gestión de recursos

leo en El País:

El ejemplo contrario (frente a las titulaciones técnicas), dolorosamente recurrente pero no por ello menos cierto, es el de las humanidades y se suele hablar, en concreto, de las filologías. Rosa Requena (30 años) se licenció en Cádiz en Hispánicas en 2001. Desde entonces, el único trabajo por el que ha pasado que requería esa formación fue una beca de ayudante lingüístico en Italia de ocho meses, entre 2003 y 2004, año en el que se mudó a Madrid. El resto: azafata, teleoperadora o administrativa cobrando sueldos que nunca han llegado a los 900 euros mensuales. Su idea de salida laboral al estudiar filología era la de profesora -la natural-, pero ha “echado el currículo en todos los colegios privados de Madrid”, y no la han llamado, dice. También ha participado en procesos selectivos para trabajar en editoriales de libros de texto, pero tampoco ha salido. Así que ahora, en paro, se está preparando las oposiciones para ser profesora de la escuela pública.

son artículos como estos os que me sacan una sonrisa emigrante.