Gonzalo Garcés, en la Revista Ñ, hace una reflexión sobre el futuro de la novela y la importancia…

Gonzalo Garcés, en la Revista Ñ, hace una reflexión sobre el futuro de la novela y la importancia de la unidad de acción (increíble que estemos hablando todavía de eso) Todo por la lectura de la última novela de Houellebecq, El mapa y el territorio, en la que el personaje principal y el nudo argumental de la primera parte pierden radicalmente importancia en la segunda.

Al margen de ser un artículo interesante, Garcés apunta algo muy básico pero importante: buscamos nuevas maneras de contarnos historias, y, éstas, cada vez más se alejan de ideas del siglo XIX que siguen entre nosotros como la realidad monolítica de la identidad, la constancia en la opinión… ese tipo de cosas.

los personajes de muchas novelas contemporáneas muestran una “falta de concentración” una relación fluida con sus problemas, justo como nos pasa a nosotros. pensemos en nuestra historia y veremos que no es una línea recta ni una progresión coherente. nuestros intereses cambian, nuestras pasiones se enfrían y renacen.

quiénes somos depende de un cierto grado de constante improvisación que existe. ahora bien, esta improvisación no suele cambiarnos totalmente (yo no paso de ser profesor de lengua durante dos años a convertirme en mecánico de tractores de un día para otro)

delicioso tema, el de la identidad y sus cambios. muy #interesante

La lógica de la disonancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s