Berlin II

la ciudad te deja pasearla con la calma de quien se sabe ocupad con otras albores quizá más importantes. no tiene prisas, normalmente, pero está siempre haciendo algo.

en ella -lo siento, uso el femenino porque me parece una mujer fuerte y consciente de su historia- he visto a Nefertiti -ni de coña la berlinesa más hermosa, como dicen los anuncios-, he visto a Dalí y a Picaso; he recorrido un millón de tumbas sin cuerpos ni nombres en honor del pueblo judío, he agotado la fuerza de mi cámara en una plaza de luz y acero; he dejado las suelas de mis playeros -ay, qué lejos queda Irlanda, cuando empezaron a caminar conmigo- en caminos que llevan a un río sin memoria; he visto el templo de Pérgamo y las uertas de Ishtar, he comido dönner preparado por hombres tan nuevos en la ciudad como yo; he visto una barrera hecha símbolo de un pueblo -el berlinés- a base de la paradójica alegría por su destrucción.

me gusta Berlín. mucho no he ido a ningún club, no tengo tiempo. no esta vez. pero he bebido de sus calles como sólo lo he logrado en San Francisco, recorriendo sus rincones con el miedo de no poder vlver a pisarlos.

he besado en Berlín. eso también es importante.

he hecho fotos en Berlín. iso me gusta.

he dejado en Berlín una deuda que espero completar… en muchos años de visitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s