supongo que cada cual tiene sus fetiches propios a la hora de trabajar. hay quien necesita lápices de muchos colores cuando revisa un documento, hay quien necesita cierta música para sentirse a gusto… y hay quien sabe que sin una pizarra veleda -o pintarrón, que dicen algunos(?)- no será capaz de producir tan buenas ideas. yo soy de los últimos. me he acostumbrado a tener una gran superficie blanca sobre la que hacer esquemas y mantener una relación «plástica» con mis pensamientos, y ahora no se me ocurre abordar un análisis sin tener esta herramienta.

el problema es que estamos hablando de una tecnología muy de los 90 con un uso bastante limitado -rotuladores de colores, escribir y borrar- así que le falta un punto mayor de sofisticación para cumplir los requisitos de este fin de década del nuevo milenio. y ahí es donde entran las llamadas PDI, que te permiten proyectar una imagen sobre la que puedes interactuar, bien para escribir, dibujar o llevar a cabo cualquiera de las actividades para las que usarías una veleda -salvo colocarte con los rotuladores- bien para utilizarla en conjunción con conexiones a internet, o la variedad de utilidades que nos puede brindar un ordenador.

bien, pues las PDI llegan a España y empieza a cobrar fuerza, según leo en Público, a través del Centro de Recursos Pedagógicos Baix Llobregat 6, donde se imparten cursos para docentes sobre esta herramienta y sus posibles usos.

genial, bienvenid@s al siglo xxi. el problema con esta buena noticia está en el coste de los elementos necesarios para construir una de estas pizarras -y no digamos de las táctiles o las que poseen una pantalla-. así que tecnología genial pero con un coste prohibitivo para llevar una a cada clase, que sería lo deseable.

y aquí es donde entra Johnny Lee y su pizarra interactiva por menos de 50€ a partir del mando de la wii. los microsiervos han escrito sobre el tema y en la página de TED encontramos el vídeo de su demostración.

un ejemplo de «think different». publica a través de youtube cómo crear tu propia PDI en vez de crear una patente restrictiva que busque demandar a todo el que haga algo parecido sin pasar por su cuenta bancaria; y luego explica cómo va a seguir desarrollando su tecnología para crear un prototipo de gafas que permita jugar a juegos con sensación 3d sólo moviendo la cabeza. un modelo de negocios 2.0: conocimiento compartido + feedback continuo = gran altavoz + mejoras en su producto => producto publicitado antes de nacer (negocio) y respeto de la comunidad geek.

(foto de Dan Zen)