por eso otro de mis amigos se ha pasado a twitter… porque no sabemos lo que hacemos. ni siquiera cando estamos en la misma ciudad, en la misma calle incluso. necesitamos estar en contacto con nuestra gente pero la marea nos lleva a cada uno por un lugar, un horario, un momento vital diferente… pero queremos saber cómo nos va, queremos saber qué estamos haciendo. es una buena señal; aún nos importamos.

creo que vamos hacia una individualidad física cada vez mayor y no queremos perder nuestro sentido de pertenencia a un grupo. seguimos siendo seres políticos, sólo que la parte de la ciudad donde nos reunimos para reunirnos culto está ahora en una acrópolis epi-material.

pero seguimos ahí. seguimos en contacto. hablando unos con otros. aunque sea a base de gorjeos de pájaro azul.

lo dejo aquí, que Altran pica a la puerta.