lin.jpgvía Camon -y vía Menéame– llego a una noticia que ya tiene unos cuatro años pero que me parece muy interesante: se trata de educanix, una distro de linux creada por el Centro de Referencia Linux UAM-IBM y pensada para pre-adolescentes, entre los 3 y os 10 años. una idea genial para despertar su curiosidad por la informática y, más importante, acercarles a juegos educativos con los que se lo van a pasar bien al tiempo que lee, escriben, juegan resolviendo problemas de lógica y coordinación… aunque para ellas sea sólo cuestión de divertirse moviendo cosas por la pantalla con el ratón. todo viene en formato de liveCD, por lo que se puede usar sobre cualquier sistema operativo sin riesgo alguno, y es lógicamente abierta

he dedicado un poco de tiempo a leer sobre las características del sistema y paree que está blindado para que quien lo maneje sólo pueda ejecutar los juegos que trae instalados, con lo que se convierte en una suite a prueba de travesuras. muy buena idea… aunque mi felicitación llegue casi cuatro años tarde.

sin embargo, leyendo la página del proyecto me doy cuenta de una de esas cosas con las que siempre estoy machacando al personal; y es que la web esta dirigida a los niños y sirven para el desarrollo del niño. ¿y las niñas?, ¿tanto cuesta mezclar un poco el masculino y el femenino?. ya sé que mucha gente dice aquello de «es que el masculino también sirve para lo neutro»… pero sigue siendo masculino, mientras que cuando se habla de «niñas» es sólo porque quieres vender un producto rosa. o casi.

quienes me leéis desde hace suficiente tiempo sabéis que he probado, y pruebo, diferentes soluciones para evitar caer en el lenguaje sexista -aunque muchas veces me voy al masculino porque en algo se tiene que notar la carga de casi treinta años en un sistema educativo masculinizado- pero creo que en general mezclo los géneros con bastante normalidad.

así, si pudiera editar el texto que me suena mal, los dos primeros párrafos de la página de educanix, quedarían de la siguiente manera, siendo lo que aparece entre corchetes lo que yo suprimiría y añadiendo lo que va en cursivas:

«Educanix es una distribución live de GNU/linux creada especialmente para [niños] pre-adolescentes de edades comprendidas entre los 3 y 10 años. Esta distribución ha sido desarrollada por el equipo del Centro de Referencia Linux (CRL, UAM-IBM).

Educanix reune un conjunto de juegos educativos [para niños] que comprenden diferentes áreas, como matemáticas, lenguaje, geografía, etc completándose con juegos para el aprendizaje del uso del ordenador o juegos para el entretenimiento [del niño] de los niños y niñas a quienes se dirige.

o

Educanix reune un conjunto de juegos educativos para [niños] niños y niñas que comprende diferentes áreas, como matemáticas, lenguaje, geografía, etc completándose con juegos para el aprendizaje del uso del ordenador o juegos para el entretenimiento] que aprendan a usar el ordenador y se entretengan

creo que muchas marcamos el género objetivo de un producto sin darnos cuenta, porque nos hemos acostumbrado a hacerlo así. por eso mismo resulta raro leer lo de «niños y niñas» y la gente se ríe si un político habla de «todos y todas…».

personalmente me resulta pesado repetir siempre los dos adjetivos así que de vez en cuando, al hablar de algo neutro, simplemente uso un género u otro indistintamente al tiempo que a veces redoblo el adjetivo, y así puedo decir que «La distribución de linux que ha creado la Universidad Autónoma de Madrid, hará que niños y niñas se familiaricen con la informática» pero también que «La habilidad de identificar los movimientos de la mano y del cursor en la pantalla beneficia la coordinación motora de las usuarias» o «el hecho de que no se pueda acceder al núcleo del sistema evita que el niño pueda sentirse perdido en una multitud de opciones que realmente no necesita».

y no creo que nada de eso suene demasiado mal.

[foto]

ultra.jpgno me malinterpretes, no se trata de racismo ni de un ataque elitista en defensa de la Alta Cultura. bueno estoy yo para ello, pero siempre he creído que lo de el Karaoke era cosa de ejecutivos japoneses y horteras. hasta hace unos días miraba con lástima a quienes me decían que se habían comprado tal o cual consola y se pasaban el rato con sus amigos destrozando «Las 20 mejores baladas del Rock&Roll» sobre micrófonos de plástico ensalibado. por eso cuando me propusieron participar en una de esas sesiones pensé primero en inventarme alguna excusa y salir huyendo y, después, confesar mi fobia. pero como quien me invitaba a cantar era gente de calidad y el tema no iba de micros cursis sino de software libre instalado en una hermosa ubuntu… pues acepté. y la verdad es que me divertí cantando.

sé que mi reticencia inicial no se ha ido del todo, por ejemplo nunca me subiría al escenario de un local de esos «profesionales». aunque puedo decir que he cantado en un Karaoke del Strip de Las Vegas… pero esa es otra historia.

el caso es que gracias a esos amigos, ahora conozco Ultrastar -ya, ya sé que tampoco se esmeraron demasiado con el nombre- y la verdad es que merece mucho la pena par pasar un rato entre colegas riéndote de lo mal que cantas. al tratarse de un open source, la comunidad le viene de serie, eso quiere decir que es muy fácil «encontrar» canciones para añadir al programa… con letras e incluso vídeos para crear una mejor experiencia.

el programa no tiene ninguna pretensión más que el sencillo entretenimiento, es decir, no va dirigido a quién quiera emular a los triunfitos ni hará aparecer en la pantalla las fotos de tus ídolos -o así- animándote a compartir tu talento. se trata sólo de las letras marcadas sobre un esquema de las notas que se va actualizando según cantas. tiene, eso si, una forma de medir lo bien que te ajustas al tono y ritmo de la canción. así que lo básico del mundo karaokil está asegurado.

ahora sólo hace falta que te pegues bien el micro de tu elección -puede ser cualquiera de los que usas para hablar por el skype- y que reúnas a tu gente para echaros unas risas.

¿por qué dedico un post a hacer descarada publicidad de este producto? fácil. cada día en las últimas semanas nos han bombardeado con anuncios para explicarnos qué teníamos que comprar y cuánto necesitábamos tal o cuál producto… y con este programa, así como con tantas otras cosas -desde el sistema operativo a la ropa que llevo- el tema de la marca no siempre es lo más importante, ni garantiza la mayor calidad.

por ejemplo, no creo que me lo hubiera pasado mejor cantando con un soft de los que te cuestan 100€ que con esta versión libre y gratis.

si le echas un vistazo a sourceforge puedes encontrar montones de software libre que te permite hacer las mismas cosas que haces con esos programas por los que tienes que pagar, o que te descargas ilegalmente, como hace la mayor parte que conozco con programas de Microsoft. así que si quieres perder un poco el tiempo y descubrir unas cuantas aplicaciones interesantes -voipphones, juegos, o lo que sea- pásate por esa web y mira a ver qué te encuentras.

no hago mucho caso de los propósitos de nuevo año, pero sería genial que este año alguien más de entre la gente que me importa se pasara a linux, por ejemplo, o licenciase sus creaciones bajo una creative commons.