Media_httpimagenespub_dgzda

acciones como ésta, que merman la capacidad del profesorado de llevar a cabo su trabajo con ciertas garantías de éxito, suponen la condena futura de ese [mi] vapuleado país llamado España.

¿cómo es posible que nuestr@s dirigentes sean tan egoístas como para anteponer minucias políticas e intereses económicos personales antes que la educación de quienes serán las ciudadanas y ciudadanos de las próximas décadas?

pecaría de inocente si pensara que no comprenden la influencia que este tipo de decisiones tiene en el futuro -sólo quienes hayan podido pagarse una educación de calidad podrán tener acceso a puestos “de poder” y el resto quedará condenado a trabajos de menor prestigio-. mucho me temo que el desprestigio del profesorado por parte de ciertos grupos en España responde más al intento de acabar con las herramientas críticas de quienes ahora estudian, asegurándose un buen rebaño de ignorantes para manipular en el futuro.

quizá suene un tanto fatalista o demasiado colérico, pero hemos visto lo que un sistema educativo público puede hacerle a un país -ahora pienso en EEUU y su fracaso académico en el sector público frente al la asombrosa fuerza intelectual de los centros privados-.

debemos recordar que las profesoras y profesores son, junto a otros agentes sociales, quienes sientan la base del -sí, lo repito de nuevo- futuro. si degradamos su trabajo, degradamos la esperanza de nuestra propia sociedad.

vía email from cajón de sastre de nachovega

ese es el ejemplo de “lenguaje juvenil” usado ayer por la doctora Ana Vigara experta en estos lenguajes (??).

estoy riéndome desde ayer noche, cuando escuché la noticia de que un buen grupo de intelectuales relacionados con el mundo de la filología y la literatura se habían reunido en el monasterio de San Millán de la Cogolla para hablar sobre El español de los jóvenes, seminario de sesudo estudio sobre la cuestión.

no tengo nada en contra del descanso vacacional de la flor y nata de esas profesiones tan ingratas que son la enseñanza universitaria o la escritura de novelas y poemas, entre otras. pero ¡¡podían haberse buscado una excusa mejor!!

estamos hablando de gente que trabaja, vive y mantiene relaciones muy íntimas con la lengua y con diferentes lenguajes… ¿cómo van a querer analizar “el lenguaje de los jóvenes“? cualquiera sabe que por tener menos de 25 años -parece ser que ese es el borde de la juventud- no se comparte un mismo lenguaje codificado… y que los sms son un soporte de comunicación con unas limitaciones claras -160 caracteres- y que propicia una serie de abreviaciones que tienen puntos en común a lo largo y ancho de nuestra geografía, pero que también presenta diferencias. esa gente lo sabe -si tuviera un par de años menos tendría que decir “esa peña” o, posiblemente, dado el valor de contemporaneidad diferida “esa basca”-. en fin. esa gente lo sabe y lo que quieren es tener un poco de descanso a la riojana. saben que mientras sean ellos quienes hablen del tema -desde una perspectiva etic- estarán jugando a hacer filología, no haciéndola de verdad… y en esa farsa están. nadie se traga -¡ojo, eso puede ser lenguaje juvenil!- que los profesores, entre el alumnado y “la gente madura, con más cultura clásica” [cito a Mañas], tengan que ser quienes enseñen a la juventud a hablar correctamente… porque eso también lo hacen sus madres, padres, abuelas… otra cosa es que en las escuelas e institutos -en la universidad ya deberían hacerlo con autonomía- se les enseñe a manejar los diferentes registros del español.

pero estoy diciendo cosas obvias. por supuesto que saben todo eso. nadie puede pensar a estas alturas de juego lo que dice -de broma, seguro- Carmen Galán, profesora de Lingüística de la Universidad de Extremadura, y, según El País, experta en los mensajes de texto de los móviles: “La gente joven de hoy necesita estar todo el día conectada y, en muchas ocasiones, se comunica sólo para dar señales de vida sin ningún propósito de contar cosas“. En estos detalles vemos la farsa, porque una profesora de Lingüística sabe que toda acción comunicativa, por el mero hecho de serlo, ya conlleva una carga informativa, aunque esta sea meramente fática -para asegurarse de que hay una conexión entre quien emite y quien recibe el mensaje-. así que siempre se cuenta algo, sea “me aburro”, sea “pienso en ti”, sea “qdms n lsqina”. ella sabe que cambian los modos de significar, y el canal… pero que los mensajes siguen estando allí.

tienen que saberlo.

me niego a creer que todas las tonterías que escuché ayer o estoy leyendo hoy sean ciertas. no es posible que las mentes preclaras de nuestra filología estén creyendo, de verdad, tanta gilipollez.