porque hace tiempo que no me encuentro con ninguna.

¿dónde está la osadía?, ¿quién rompe moldes e inventa el camino por el que otros transitaremos?.

la respuesta fácil que se me ocurre es que no puedo verles porque estoy demasiado metido en mi tiempo para tener perspectiva. pero esa respuesta es una mierda.

si no les veo es porque están muy lejos de mí.

trato de rodearme de gente interesante, y por mi hígado que a veces lo consigo, pero no es lo mismo. no quiero vidas normales, no quiero rutas trilladas. quiero ver un poco de auténtica saliba en la cara de la convencionalidad. quiero gente que tenga sangre suficiente para buscarse y encntrarse en la realización de sus sueños… y que no sueñen con mierda.

ezs está en el camino, y eso me encanta porque, de alguna manera, está cerca de mí. ¿pero dónde está el resto, la gente que nos da mi vueltas a los humildes mortales?.

¿dónde está el veinteañero que escribe la novela más fresca del territorio?, ¿y la chica que sale de la universidad y rueda la “Tesis” de los 2000?. vale, tenemos a Elena Medel, pero es sólo una… y en tan poco verso rebosa demasiado orgasmo con vergüenza de su nombre. qué queréis, a lo mejor sólo es envidia.

pero no me quiero perder es digresiones. no pueden estar todos perdiendo el tiempo en blogs masturbatorios o haciendo vídeos mediocres para youtube. alguien deberá pasar a la posteridad como algo más que polvo y cenizas…

o quizá esté bien que falten cabezas visibles, quizá así podamos -los mediocres, los diletantes y amateurs- clavar puntillas en la Madre Tierra y sacar la lengua más alta que la frente. quizá así podamos atrevernos a soñar en vivo y directo. para así trazar el mapa del camino, de la senda, de esa vida que esperamos empezar a vivir, quizá, a partir de los cuarenta.

el tiempo es ahora. y alguien debería decírnoslo.