2510349462_34fb9d01ab_m.jpgesta vez no voy a hablar de audiolibros, como en otras entradas de título parecido… aunque cada día estoy más enganchado a esa forma de «leer». esta vez se trata de compartir un recurso que el New York Times pone a nuestra disposición y que me ha tenido pegado al teclado durante un buen rato, escuchando a algunas de mis figuras preferidas de la literatura contemporánea -y no tanto- leer fragmentos de sus obras, hablar sobre ellas, dar clases sobre literatura… un poco de todo.

hay joyas varias, pero si tuviera que enumerar unas pocas me quedaría con Margaret Atwood, Paul Auster, Don DeLillo, Scott Fitzgerald, William Gibson, Alice Kaplan, Haruki Murakami, Vladimir Navokov, Silvia Plath, Salman Rushdie y el tributo a Virginia Woolf.

es entretenido, satisface nuestra curiosidad mitómana y además sale gratis.

[foto]

hace una década eso nos hubiera sonado muy gracioso, pero ahora, viajados y acostumbrados como estamos a la era de la tecnología, no nos sorprende que nadie prefiera escucharse el último libro de John LeCarré en el mp3 que que se lo compre.

estaba pensando es esto durante mi paseo matinal para hacer la compra. por rutina llevo el ipod con algún podcast interesante o con algún audiolibro que consigo por ahí… y lo cierto es que estoy conociendo a autores a los que si no relegaría hasta tener un hueco libre en mi lista de «pendientes». así, ahora estoy con Kafka on the shore, de Murakami.

supongo que, en mi caso, el pasar mucho tiempo en autobuses hace que necesite algo con lo que entretenerme… y es que de la hora que invierto cada día en ir y volver desde mi apartamento en Utrecht hasta la Universidad se pasa mucho más rápido si tengo a alguien contándome una historia interesante.

además el ser un oyente de ciertos podcast me facilita el tema de los audiolibros… gracias a la gente de Macbreak weekly conseguí un periodo de prueba gratis con audible.com, de ahí que pueda escuchar a Murakami, porque pagar los más de 60$ que valen esas casi 20 horas de grabación me parece un poco excesivo.

es verdad que hay muchos audiolibros que son gratis… y que las redes p2p están ahí pese a las polémicas… así que opciones hay y para todos los gustos. el caso es que la ubicuidad del acceso a estos contenidos hace que ya no sea raro ir por la calle y que la mayor parte de la gente que camina sola y que tiene menos de 40 años -por reflejar la brecha generacional- vaya escuchando algo, y no sólo música. fuera de España también se ve muchísimo a gente viendo vídeos en los móviles, en los ipods, psp… y el otro día vi por primera vez a una chica usar su asus eee como dvd portátil. sexy geekness… y debo confesar que lo digo por el ultraportatil más que nada.

tiempos y costumbres. quién me iba a decir a mí que un día pasaría más tiempo escuchando libros que leyéndolos; al menos por ocio, ahora mismo leo sólo una media hora o quizá una hora al día… frente a la hora u hora y media de audio.

cosas veredes, Sancho…

[foto]